PRODUCTOS DE SIEMPRE CON APLICACIONES VIRTUALES

La salud ya no es lo que era. Hace unos años, estar sano sólo era sinónimo de no sufrir ninguna enfermedad; sin embargo, los nuevos hábitos han ampliado el significado y ya no basta con evitar el típico resfriado invernal o el virus de moda de cada temporada. Ahora, además, hay que llevar una alimentación equilibrada, hacer deporte y hacerlo bien, descansar, meditar… en definitiva, entregarse al estilo de vida healthy… y asegurarse de que se entrega de la mejor manera.

La fiebre por lo saludable es imparable y ha llegado también al sector de los seguros. Las compañías especializadas lo saben y no sólo están potenciando sus productos tradicionales, sino que también empiezan a impulsar otros nuevos para adaptarse a las tendencias.

Las opciones combinan los productos de siempre con aplicaciones virtuales que aportan valor añadido e incorporan aspectos tan variados como los tratamientos de ortodoncia, la cirugía robótica, la crio-preservación de células madre, los servicios de asesoramiento nutricional, los entrenadores personales…

El auge de estas tendencias ya se deja notar en los resultados de las empresas del sector; no en vano, el seguro de salud es uno de los de mayor crecimiento en España. «Es un producto de uso recurrente y da la posibilidad de acceder a un especialista directamente, sin pasar antes por el médico de cabecera», apuntan desde Unespa, la patronal del sector, para explicar el auge de este tipo de productos en los últimos tiempos.

Añaden, además, una tercera razón para explicar la positiva evolución: «La creciente contratación entre pymes como mecanismo para atraer y retener talento».

El ciudadano valora positivamente disponer de un seguro privado con una cobertura ajustada a sus necesidades y contar con acceso inmediato a especialistas, pruebas médicas, hospitales de referencia, programas de prevención o tratamientos especializados para enfermedades graves. Pero además, fruto de esos cambios en el estilo de vida, los clientes demandan cada vez más consejos puntuales, asesoramiento instantáneo sobre un determinado aspecto, en definitiva, tener un asistente sanitario en su propio bolsillo. Y ésta es una de las líneas de desarrollo en la que están innovando cada vez más protagonistas del sector.

Y el avance, como casi todo avance hoy en día, tiene sello digital. «La digitalización permite innovar y facilitar a los clientes la relación con la compañía», explican desde Mapfre. En la compañía reconocen que existe una demanda creciente de productos relacionados con la salud. Sólo en 2018, el volumen de primas en este ramo superó los 551 millones, casi un 7% más que en el ejercicio anterior, al tiempo que elevaron su número de clientes por encima de los 860.000.

FUENTE: EL MUNDO