Un seguro por si el inquilino no paga o destroza la casa alquilada

La contratación de estos seguros ha aumentado considerablemente de forma generaliza en toda España a raíz de la entrada en vigor del real decreto del alquiler durante la pasada primavera.

La nueva situación limita las garantías que se exigen a los inquilinos, por lo que estos seguros son la principal garantía del arrendamiento y más efectiva. Es decir, por un coste «bastante ajustado, que normalmente cubre el propietario del inmueble, asegura el cobro de las rentas desde el segundo mes del impago y hasta 18 meses», dicen en dicha correduría.

Los seguros disponen de una cobertura de 6, 12 ó 18 meses de alquiler; es decir, que, en caso de impago, el propietario tiene asegurado el cobro de las rentas contratadas. El coste es muy competitivo, a partir del 2,80% por ciento de la renta anual.

Así, por ejemplo, para un alquiler de 600 euros mensuales, el coste anual del seguro es de 202,60 euros. También incluyen la defensa jurídica del propietario para poder recuperar el inmueble y, en caso de desperfectos por actos vandálicos, disponen de una amplia cobertura de hasta 5.000 euros.